Argentina y Chile comparten el lugar más austral del continente, una tierra de magia al sur de Suramérica, la Patagonia; un territorio de más de 1.060.000 kilómetros cuadrados, que ofrecen al visitante, algunas de las panorámicas más imponentes del globo, y uno de los últimos reductos de naturaleza en estado  original, sin casi ser tocado por la mano del hombre en todo el planeta.Geográficamente, sobre tres cuartas partes de este territorio, corresponden a suelo argentino, mientras un 25% corresponde a la nación chilena, en total, sobrepasa los dos millones cuatrocientos mil habitantes, y a cada paso, se descubre indómita y hermosa a ojos de propios y extraños.

Patagonia comienza para Argentina, en la línea formada por los ríos Colorado y Barrancas, desde el océano Atlántico, hasta la frontera con Chile. Bariloche, Puerto Madryn, El Calafate y Usuahia, se cuentan entre los puntos turísticos más importantes del recorrido, donde puede disfrutarse de los grandes lagos andinos, el desfile de las ballenas a ojos de los visitantes, el famoso glaciar Perito Moreno, o la maravilla de Tierra del Fuego, un regalo para los sentidos.

Chile marca su pedazo de suelo patagónico, desde el llamado seno de Reloncaví hacia el sur, menos el archipiélago de Chiloé; también se incluyen la parte chilena de Tierra del Fuego, y el Cabo de Hornos. Durante el recorrido, los turistas suelen visitar Torres del Paine, Punta Arenas, el Estrecho de Magallanes, Puerto Natale y llegar tan lejos como hasta la Antártica.

Paquetes turísticos con destino a ambas partes de la región, ofrecen diversas opciones para todo tipo de viajeros, sin importar si buscan aventuras, conocimiento, diversión familiar o entretenimiento, todo es posible encontrarlo en el fin del mundo, la Patagonia.

Artículos Relacionados