Archipiélago balear, conjunto de islas situadas al este de la península española, es uno de los lugares de veraneo más buscados, tanto por la crema y nata de la sociedad ibérica, como por el público de todo el mundo, que busca vacaciones de ensueño en la costa del Mediterráneo; la isla de Mallorca, y en especial su capital, Palma, son sinónimos de playa, diversión, exquisita cocina y entretenimiento de todos los tipos imaginables, allí pueden hallarse desde extensos balnearios pensados en el gran turismo, hasta ensenadas escondidas entre las montañas que rodean la línea costera, espacios para los deportes acuáticos, locales nocturnos y un sinfín de aventuras para los visitantes que se cuentan por millones al año.

Palma de Mallorca cuenta con 208,63 km² de extensión, y se encuentra entre las diez ciudades más pobladas de todo el país, al sumar cerca de 400.000 habitantes, cifra que aumenta con la llegada de la temporada alta y los viajeros; su desarrollo urbano y económico ha sido muy importante y básico para su establecimiento como paraíso vacacional de la zona.

Deià, Pollença o Valldemossa, son pueblos destacables por su belleza y pintoresco atractivo, su arquitectura y tradiciones culturales los hacen altamente visitados por aquellos viajeros que desean llegar más allá de la playa, igualmente la isla cuenta con un casino, actualmente localizado en el centro comercial Porto Pi de Palma.

Cala d’Or, Cala Figuera, Can Picafort, Illetas y la Colonia de Sant Jordi se consideran como sitios turísticos imperdibles en la isla, que reciben gran afluencia de temporadistas, dispuestos a entregarse al disfrute entre las blancas arenas y aguas turquesa de la “isla mayor”.

Artículos Relacionados